sociedad

Vecino Juan Carlos Strunk, testimonio de quien vivió los comienzos del hospital .

Declaraciones de don Juan Carlos , el dia de la convocatoria por la recuperacion del Hospital Vecinal 19/3/2014, imposible no emocionarse!

“Mi nombre es Juan Carlos Strunk, soy un vecino que hace 89 años que vivo aquí a una cuadra. Asi que conozco la sala desde cuando pusieron el primer ladrillo ahí. Estuve en los mejores tiempos en la sala de primeros auxilios, también un poco colaborando con mi tiempo. […] Es triste escuchar todo cuanto escucho y en la instancia en que se encuentra. […] eso jamás fue un almacén para que nadie gane plata.

Eso (refiriéndose a la salita) vivió de la caridad y lo puedo demostrar porque me tocó ser administrador durante un año de una comisión administradora siendo sala. Estuve cuando se llamó a licitación, cuando se construyó la parte edilicia, la más grande y la mas nueva. Se llamó a Constantinidis, también estaba Lisotto, y había otra firma. Ahí ganó Lucas y Miguel Constantinidis, porque nosotros no teníamos dinero.

El amor que realmente esa sala le dió al pueblo, porque hoy lástima que no hay gente que yo conocía de esa época, muy poquito se los ve, pero es una vergüenza que esto esté ocurriendo. Y mucho pido, porque puedo hablar un rato de lo que es la sala. De la época de muy poco dinero y quienes venían a trabajar. Eran practicantes, que estaban para recibirse de médicos. Había media docena de médicos que eran peruanos, bolivianos y ellos hacían la carrera aquí, y como practicantes estaban en la sala. Cuando el Dr. Dreyer, por nombrarlo y habría que ponerlo en el cartel, trabajaba gratis y atendía a la niñez, porque en aquella época era un medico de niños, no como hoy en día que los llamamos pediatras. […]

He sido hasta chofer de emergencia de la ambulancia […] Hace como cuatro años vinieron a mi casa y me dijeron que como yo, digamos, estoy con unos años encima, […] puedo hablar con un poco de propiedad, pero es poniéndose una mano acá (señala su corazón) ¡Porque yo estoy viendo un montón de cosas y la política y todo esto! Nunca la vi tan sucia a la política como en este momento. En este momento que hay caras nuevas, me parece que aquí nadie les va a perdonar, que estas caras nuevas que se incorporan no hagan algo ¡¿y como van a hacer?! ¡El pueblo no va a dejar que se meta nadie ahí! ¿Y cómo se puede a vender una cosa que nació de la caridad de la gente? ¡Nacio de la caridad! Yo he tocado timbre con mucha gente y ya les digo, aca hay un monton de nombres que se pueden decir! Que son realmente el valuarte de lo que está edificado ahí y que lo hizo funcionar muchos años!

Hace cuatro años me vinieron a ver por cuatro líneas que escribí, por ahí anda un “Libro Viajero”.
Y hago un rezongo en el final del libro, justamente con una alusión a esto de la sala, que era una pena, porque un día quise ponerme una inyección y me dijeron, “No, ¡esto a las diez cierra!” Estoy hablando de cuatro años atrás. ¿Cómo puede ser? […] ¡Estoy escuchando decir que hoy en dia la presidenta todavía no atendió por un reclamo de algo de esto!. ¡No puede ser, no puede ser! Hay un montón de cosas que se podrían decir pero para no herir suceptibilidades, ¡mejor callarse! Pero éste es el momento político en que hay que parar esto de cualquier forma, ¡aunque haya que usar métodos que no estén dentro de la ley! (risas simpáticas de la concurrencia).
Que el rezongo en alguna medida llegue justamente a donde no lo quieren atender al señor (síndico) que se está expresando y el diligenciamiento que está haciendo.

pie comparti esta nota web

Publicado en nuestra edicion impresa de Abril de 2014